Tras dos años

Mi post número 100 te lo dedico a ti.

Siempre aparentaste ser discreto, callado y a veces rozabas lo serio. Pero cuando te conocían y si te caían bien, podían sacar lo mejor de ti. Te gustaba bromear y charlar. Siempre me sorprendías canturreando alguna canción. Adorabas el café y, aunque ibas bastante a lo tuyo, te gustaba que te cuidaran.

Eras un esclavo de tu trabajo y separarte de él acabó con tu paciencia. Desde entonces, no creo en la jubilación.

Como padre, siempre fuiste bastante independiente. Eso me gustaba. Pero, como adicto al PC, eras bastante dependiente. Siempre te surgía algún problema con el ordenador y me preguntabas dudas super complejas cada dos por tres. Yo me desesperaba, quizá con demasiada facilidad, pero… Puede que fuese porque muchas veces no sabía responder a tus dudas, no porque me dieses la lata. Me siento culpable, por mi facilidad para desesperarme contigo.

Sin embargo, cada vez me parezco más a ti y eso me asusta.

Aún recuerdo la última vez que se cruzaron nuestras miradas, hace hoy dos años. Estabas mal. Salieron todos a ver si venía el médico y yo me quedé sentada mirándote, sin saber qué hacer. Me miraste y me lo dijiste todo. Tú sabías que aquello era grave. Yo percibí tu preocupación, quizá tu miedo. Pero no supe responder.

Te echo de menos. Nunca te lo dije… pero te quiero mucho.

Acerca de sarappm

Periodista desterrada, escondida en un rincón de internet. Mente inquieta. Amante de Android, casada con Google y viviendo un reciente noviazgo con Google+. Pero mi amor verdadero es Twitter. Me encanta idear...inventar y crear. ¡Ilusión y ganas! En busca de la felicidad. ¿Mis intereses? Todo lo que pueda entender y contar. Me conocerás en @sarappm.
Esta entrada fue publicada en Personal y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Tras dos años

  1. bgonpoz dijo:

    Sin palabras…

  2. Isabel dijo:

    Hay silencios que duran algo más que una vida, como los besos…
    La añoranza es para siempre.Estoy convencida que hoy se sentiría inmensamente orgulloso de ti,Sara; lo digo como madre…
    Un abrazo y ¡adelante!.Ve tras tus sueños…

  3. Interesante reflexión Sara, la profundidad y sinceridad de tus palabras conmueven, cuánto podemos influir en nuestros hijos, y cuán fuerte es esa relación sin importar las desaveniencias y desacuerdos. Tengo 39 años, 3 niños hermosos, y a veces me duele no ser el padre que yo quisiera para ellos, pero algo que me hace sentir bien y que lo aprendí en la Biblia, es a pedir perdón cuando me equivoco, así ellos saben que no soy perfecto y que nadie lo es. Gracias por compartir tus sentimientos, tengo muchas cosas dentro desde mi niñez que nunca las he sacado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s